Concesiones de Zona Marítima Terrestre en Costa Rica

En Costa Rica, el traspaso de la titularidad de las concesiones de zona marítimo terrestre está  regulado principalmente por dos leyes. Por un lado, tenemos los traspasos de concesiones sobre zona marítimo terrestre en general, regulados por la Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre, número 6043. Por otro lado, tenemos los traspasos de concesiones de zona marítima terrestre de Bahía Culebra en Guanacaste, los cuales están específicamente regulados por la Ley Reguladora del Desarrollo y Ejecución del Proyecto Turístico de Papagayo, número 6758. El día de hoy nos referiremos a los traspasos de los derechos de concesiones de zona marítimo terrestre conforme con la primera ley, que regula la mayor extensión de zona marítima terrestre de Costa Rica.

Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre

De conformidad con la Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre de 1977, a la hora de invertir en terrenos costeros ubicados en zona marítimo terrestres debe tenerse mucho cuidado por cuanto serán nulos los traspasos de concesiones que se realicen a personas físicas extranjeras, o bien a sociedades mercantiles cuyos dueños sean extranjeros en más de un 50% del capital. Esto significa que serán nulos tanto el traspaso de una concesión de un extranjero a un nacional como viceversa. Consecuentemente, las acciones o cuotas de dichas sociedades deben pertenecer al menos en un 50% a costarricenses o bien a extranjeros pero que lleven no menos de 5 años de residir en Costa Rica, de lo contrario los traspasos se considerarán nulos. Este requisito es de suma importancia y normalmente los abogados asesoramos a nuestros clientes nacionales y extranjeros para que así sea.

También, es posible crear estructuras legales que cumplan con la ley y permitan a los extranjeros invertir en estos valiosos terrenos mientras cumplen con el requisito de residir durante 5 años en el país. Al cumplir con dicho plazo, la estructura legal le garantiza al ciudadano extranjero pasar a ser dueño de éstos derechos de concesión de forma directa, cumpliendo siempre con el debido proceso.

Los entes encargados de velar por que esta regla sobre la titularidad de los derechos de concesión se cumpla son mayoritariamente las municipalidades de los cantones con jurisdicción sobre zona marítimo terrestre y el Instituto Costarricense de Turismo. Lo anterior por cuanto éstas son las entidades encargadas por ley de recibir y tramitar las solicitudes de otorgamiento de concesiones de zona marítimo terrestre, los traspasos de concesiones ya existentes y las modificaciones a dichas concesiones de zona marítimo terrestre.

Todas las gestiones referentes a la zona marítimo terrestre, en el caso de tratarse de una sociedad mercantil beneficiaria de una concesión, debe acompañarse de una certificación de personería jurídica con desglose accionario indicando quienes son los dueños de la sociedad y de esta forma comprobar que la regla se cumpla con respecto a la titularidad de extranjeros y nacionales.

Sin embargo, existen otras circunstancias que podrían resultar un traspaso de una concesión de zona marítimo terrestre a un tercero donde no medie la voluntad manifiesta del concesionario, como es el caso de fallecimiento de éste. En ese caso, según la Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre, la concesión podrá adjudicarse a los herederos.

Otra forma en que podría darse un traspaso de una concesión de zona marítimo terrestre a un tercero sin mediar voluntad directa del concesionario es en caso de que los derechos de uso y disfrute de concesión fueran objeto de un embargo por un tercero o bien fueran dados en garantía a un Banco del Sistema Bancario Nacional e Instituciones del Estado. Lo anterior por cuanto esto los hace objeto de ser sacados a remate para garantizar el pago de una deuda. En estas dos circunstancias sin embargo, parece ser un requisito indispensable el hecho de que tanto el heredero como el acreedor sean de nacionalidad costarricense, o de lo contrario los traspasos respectivos podrían declararse nulos de la manera en que la ley actual está redactada.

Estas dos circunstancias específicas de traspasos de los derechos de concesión que ocurren por situaciones ajenas a la voluntad directa del concesionario nos hace cuestionarnos hasta qué punto la Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre de 1977 requiere una revisión y actualización. En una economía como la actual, es difícil comprender que se imponga una limitación a un concesionario de zona marítimo terrestre de tener herederos únicamente costarricenses, acreedores únicamente costarricenses e incluso socios únicamente costarricense.

En una economía cada vez más globalizada y en donde el acceso al crédito y a los capitales de inversión son sumamente importantes para llevar adelante proyectos, cuesta mucho entender como nuestra legislación sigue manteniendo este tipo de limitaciones con respecto a la participación de personas extranjeras en el uso y aprovechamiento de concesiones de zona marítimo terrestre.

Somos del criterio de que una reforma a la Ley sobre la Zona Marítimo Terrestre que permitiera la participación de personas extranjeras más abiertamente en las inversiones en zona marítimo terrestre vendría a dinamizar la industria del turismo nacional trayendo nuevas inversiones y nuevas fuentes de empleo para los cantones costeros de Costa Rica.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.